Saltar al contenido

Nachito La Leyenda del Panteón de Belén

Nachito La Leyenda del Panteón de Belén

En Guadalajara, Jalisco, se encuentra uno de los panteones más fascinantes de México: el panteón de Belén. Hoy es un museo que tiene grandes historias, y una de ellas es la leyenda de Nachito, aquí se encuentra la tumba de este niño y hoy es una de las más visitadas de nuestro país.

El Panteón de Belén

Este panteón es considerado un tesoro arquitectónico nacional gracias a sus tumbas del siglo XIX bien conservadas. El panteón fue construido en 1848 por el arquitecto Manuel Gómez Ibarra y hoy está protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Está ubicado cerca del Hospital Civil de Guadalajara y se dice que fray Antonio Alcalde lo hizo construir porque hubo una pandemia de enfermedades infecciosas que causó muchas muertes, por lo que los muertos ya no podían ser enterrados en iglesias por razones de salud. . Al principio fue un panteón de gente pobre y luego exclusivamente para la clase alta. Aquí se encontraban los restos de los ilustres de Guadalajara, pero luego fueron trasladados a la Rotonda de los Jaliscienses.

La Leyenda de Nachito

La Leyenda de Nachito

En este panteón se encuentra una de las tumbas más visitadas de México. Es la tumba de Ignacio Torres Altamirano conocido como Nachito. La leyenda de Nachito comienza con su muerte el 24 de mayo de 1882 y se dice que murió de fotofobia (miedo a la oscuridad). Cuenta la leyenda que desde que nació padecía esta condición, por lo que sus padres ponían antorchas en su habitación por las noches para iluminarla y que pudiera dormir en paz; Pero una noche se apagaron las antorchas y Nachito tuvo un infarto fatal. Su madre lo encontró al día siguiente ya muerto en su cama.

Te puede interesar conocer: La Leyenda e historia de la isla de las muñecas

La Tumba de Nachito

Los padres enterraron a Nachito en el panteón de Belén, pero al día siguiente de su entierro, el sepulturero encontró el ataúd fuera de la tumba. Advirtió a sus padres y a las autoridades, pero sus padres no asistieron por el mismo dolor de su muerte, por lo que el sepulturero lo volvió a enterrar. Al día siguiente de ese evento, lo encontró nuevamente fuera de la tumba. Lo mismo pasó durante diez días.

Cuando la gente empezó a decir que Nachito sufría la maldad del diablo o que la tierra no lo quería y por eso lo «escupió», sus padres decidieron quitar la tumba y llevársela. construyó una capota porque, según ellos, no podía descansar debido a la fotofobia que padecía. La tumba de Nachito está hecha de piedra y tiene aberturas a los lados para que entre la luz. En las esquinas del sepulcro decidieron poner cuatro obeliscos y en cada uno de ellos pusieron antorchas para encenderlo por la noche.

La Tumba y los Juguetes de Nachito

Los juguetes de Nachito

Hoy en día, la gente le lleva juguetes a Nachito porque le dicen que si no le dejan algo, puede irse a casa con ellos y gastarle bromas. Lo que casi nadie sabe es que Nachito juega con sus juguetes de noche, porque según los sepultureros, tienen que recogerlos antes de abrir el panteón ya que están alrededor de la tumba. Incluso dicen que encontraron juguetes en las tumbas de otros niños. Cuentan que en otra ocasión vieron cómo juega con una pelota y camina por el panteón. ¡ojo! Si sacas un juguete de la tumba, Nachito se enoja y vuelve a casa contigo y comenzarán a suceder cosas raras.

Entonces, si quieres conocer la tumba de Nachito, tienes que ir al Panteón de Belén en Guadalajara, donde organizan recorridos nocturnos.

¿Conocías la Historia del Panteón de Belén y la Leyenda de Nachito?. Te recomendamos que veas también: