Saltar al contenido

Lily la Muñeca Maldita Expediente Warren

Lily la Muñeca Maldita Expediente Warren






Lily, es una muñeca estilo «BEBE». Es la única que además tiene una luz roja y una caja de madera solo para ella, ya que se dice que está tan condenada como la famosa Annabelle, pero no es tan famosa.

Algunos visitantes del museo aseguran que Lily es aún más oscura que la propia Annabelle. Además de su historia, da miedo y es horrible, parece que ella sigue con la mirada a todo el que visita el museo.

Se cuenta que en las afueras de Monroe, en el condado de Fairfield (donde está el museo), justo después de la muerte de Ed Warren, Lorraine Warren fue convocada para resolver el caso de una muñeca que había regresado a la casa de su antiguo dueño de manera extraña.

La Leyenda de Lily la Muñeca Maldita

Según la leyenda local, una muñeca llamada «Lily» había sido enterrada con su dueña, pero parece haber regresado a casa después de siete días. Cuando tenía 9 años, la niña murió y se cayó del tercer piso de la casa donde vivía. Se dice que la niña subió al ático para mostrarle la vista a Lily, y las dos cayeron en el jardín de la casa, a mediados de los 80.

La familia de la niña fallecida confirma que la muñeca logró copiar los rasgos de su hija después de su muerte. Cuando la niña tenía siete años y au no hablaba, consiguió a la muñeca. La única palabra que la niña dijo en toda su vida fue «Lily», por lo que la familia bautizó a la muñeca con el mismo nombre. Sin embargo, el rostro de Lily se parecía cada vez más a la hija fallecida de la pareja.

Lo que les causo temor fue cuando la madre de la niña juró haber visto a la muñeca mover los labios, tal como lo hacía su hija cuando aún estaba viva. Una especie de mueca y quiso decir algo. La escucharon decir mamá en medio de la noche, la muñeca quería cambiarse de habitación sola y parecía que estaba derramando lágrimas porque sus ojos tenían agua.

Luego se supo que debilitó a sus víctimas con el fin de cargarse de energía y lograr sus objetivos. Como llevar a un niño llamado Joseph de 6 años, hijo de un vecino, a un lugar detrás de la casa. Parecía que una niña lo guiaba.

Cuando llegó a la parte de atrás de la casa, desapareció, se convirtió en una muñeca frente a los ojos de Joseph. El niño se escapó mientras la muñeca se cruzaba con él en el camino, se burlaba y lo hacía tropezar. Cuando llegó a casa y contó la historia, abrazó a su madre, y nunca regresaron a ese lugar.

Los padres no tuvieron más dudas y donaron la muñeca al museo Warren. Lily se paseaba por todas las mesas y los informes han aumentado. Muchos visitantes dijeron que Lily parpadeó y movió los labios como para decir algo.

Se dice que un hombre había tocado a Lily y escuchado a la muñeca decir su nombre. Solo él la escuchó y acerca la cara de la muñeca a su oreja izquierda. Al día siguiente del episodio, el hombre fue encontrado muerto en el patio trasero de su casa.

Las dos muertes se atribuyeron a la muñeca, por lo que se colocó en una caja de madera con luz roja. Y se les advierte a los visitantes que no se atrevan a tocar a Lily para que no tengan un final tan catastrófico como el de su anterior dueña y el hombre que la tocó.

Dicen que basta con mirar la foto de Lily para que tu mirada penetre en tu inconsciente. Entonces podrás verla de noche, en casa, parpadeando y moviendo los labios y queriendo decirte algo.